• Home
  • Opinión
    • Lo más importante

      Lo más importante

      Hoy es el día en que muchos guatemaltecos inician sus vacaciones de Semana Santa aun cuándo otra buena parte ya empezó a disfrutar del feriado ...


  • Guatemala
    • Esperan la tradicional procesión de Jesús Nazareno de Candelaria

      Esperan la tradicional procesión de Jesús Nazareno de Candelaria

      Fieles católicos esperan con fervor a la procesión de Jesús Nazareno de Candelaria, la cual será llevada en hombros por las calles y avenidas del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, aco...


  • Internacional
    • Surcorea: 292 desaparecidos  por hundimiento de ferry

      Surcorea: 292 desaparecidos por hundimiento de ferry

      Casi 300 personas continuaban desaparecidas hoy varias horas después de que zozobrara el transbordador en el que viajaban 459 personas, la mayoría de ellas estudiantes, en las aguas heladas frente...


  • Economí­a
    • Parlamento Europeo  logra unión bancaria

      Parlamento Europeo logra unión bancaria

      El Parlamento Europeo aprobó hoy el mecanismo de liquidación y saneamiento de los bancos en problemas, un elemento clave de la futura unión bancaria para restaurar la confianza en el euro y evita...


  • Deportes
    • Strasburg vuelve a sufrir  ante la paliza en Miami

      Strasburg vuelve a sufrir ante la paliza en Miami

      Muchos imaginaban que la visita de Stephen Strasburg a los decaídos Marlins derivaría en un duelo desigual. Tenían razón, Miami ganó por paliza. ......


  • Vida y estilo
    • Estudio: Un dulce puede evitar pelea con cónyuge

      Estudio: Un dulce puede evitar pelea con cónyuge

      Es posible que un dulce pueda aplacar algo más que el hambre. También pudiera evitar peleas entre marido y mujer, según un nuevo estudio. ...


  • Cultura
    • Duques de Cambridge llegan a Australia

      Duques de Cambridge llegan a Australia

      El príncipe británico Guillermo, su esposa, Kate, y el bebé de ambos, Jorge, llegaron hoy a Sidney, en un día soleado, al inicio de su gira por Australia, ante la aclamación de miles de admirad...


  • Hemeroteca
  • Última Hora

Jue17042014

Última actualización10:23:27 PM GMT

Back Opinión Columnas Rodrigo Rosenberg Marzano - Papá

Rodrigo Rosenberg Marzano - Papá

  • PDF
eduardo_rosenberg

Desde hace más de dos años, muchos han querido esgrimirse la calidad de amplios conocedores del tema, poseedores de la verdad absoluta, y de esa manera justificar el uso del nombre de la persona en honor a quien se titula este escrito. Por vez primera, he decidido contestar, en medio del dolor y la tristeza que aún me genera su pérdida, y al hacerlo, evoco los principios que desde la cuna me fueron enseñados y llevo siempre conmigo para oportunidades como esta.

Eduardo Rosenberg
 
En retrospectiva, les comparto que cuando el momento se presenta, no se tiene siquiera la más mí­nima idea de cómo una familia, luego de pasar por el idilio de perder a su Padre –admirado, respetado, amado sin reservas y a quien siempre vimos en escalones arriba– debe llevar su luto en circunstancias tan particulares y extremadamente públicas.  No pretendemos que nadie lo entienda, aunque nosotros sí­ entendemos a diario la ignorancia y mezquindad que embarga algunos que han querido abordar el tema.  Nunca anticipamos, sin embargo, que no se fuera a respetar e incluso se llegase a criticar la forma en que un grupo de personas, en medio del dolor, han ejecutado de forma digna acciones que son solo producto de lo que corazones, golpeados como lo están, indican cómo hacerlo.

El hecho que nosotros, los hijos aludidos, no hayamos querido convertir el gran dolor causado por nuestra pérdida y las debacles de sus secuelas, en un espectáculo público para morbosa diversión, no quiere decir que no sintamos todos los dí­as la pesadez de nuestras almas, que quedaron casi inertes hace poco más de dos años.  Para la mayorí­a, Rodrigo Rosenberg Marzano no fue más que un hombre que obtuvo fama póstuma.  Para nosotros, él era TODO.

En la lápida postrada sobre el lugar donde yacen los restos de nuestro progenitor lo único que se lee es “Rodrigo Rosenberg Marzano – Papá”.  No dice, “Prócer de la Nueva Revolución”, “Mártir”, “Héroe” o cualquier otra cosa que lo defina en base a sus últimos actos en la tierra.  Sin embargo, esto no se sabe pues su tumba no es visitada por turistas, personajes importantes, polí­ticos, periodistas o columnistas.  Quienes adornamos el sitio con flores en señal de remembranza somos únicamente nosotros.  Es por ello que somos también los únicos que tenemos derecho a tildarlo de una u otra cosa, y en ese sentido lo más importante que recordamos de nuestro Padre es su total entrega a sus hijos.

Nos vienen sin cuidado las conclusiones finales que arroje un sistema fallido de justicia sobre su muerte.  La justicia, cuando es aplicada correctamente, es lo único que puede asegurar la convivencia armónica en una sociedad próspera, pero no define a personas que ya no existen en ella.  Lo que definió a mi Padre fue su vida, irrelevante de las circunstancias bajo las cuales haya llegado a su fin, sean cuales fueren.  En esa realización reside nuestra paz.

Tampoco damos importancia alguna a los comentarios de aquellos que usurparon temporalmente el buen nombre de mi Padre en vano para promover sus propios intereses polí­ticos y luego lo criticaron cuando ya no les era útil.  En cambio, tendremos siempre presente en nuestros corazones, con eterno agradecimiento, a todos aquellos que portaron su foto, vistieron de blanco y clamaron su nombre porque entendieron su mensaje de fondo y ahora tratan de purgar nuestra Nación de los poderes paralelos que la han enfermado crónicamente.  A éstos últimos les dedicamos todo el tiempo que nos pidan para transmitirles, como lo hizo í‰l con nosotros, los verdaderos valores y principios que llevaba en la solapa misma con orgullo y escrúpulo.

Todos aquellos que pensaron que el fin último de mi Padre era derrocar un gobierno en particular, solo tomaron de su elocuente y valientí­sima oratoria lo que les convení­a e ignoran aún su mensaje.  Los que realmente entendemos que su suplicatorio trasciende más allá de un periodo presidencial, sabemos que sus palabras serán inmortales, invulnerables a la crí­tica y resonarán en la eternidad.  Nosotros comprendemos que su llamado es a convertir nuestra República en un Estado de Derecho, donde gobernantes y gobernados acaten la ley y ningún crimen quede impune.  Mi Padre soñó con que todos y cada uno de los guatemaltecos formáramos parte activa en ese cambio, que dos años después está igual o más lejos de lo que estaba en mayo del 2009.

Es por ello que ante los ojos de sus hijos, el nombre de mi Padre no necesita ser defendido, pues su legado moral lo hace inmune a cualquier señalamiento malintencionado o amarillista.  Sus últimas palabras son nuestra fuente de inspiración inagotable para cambiar a Guatemala para mejor, no con pluma irresponsable, sino con acciones humildes, inteligentes y determinantes.

Yo llevo mi nombre con orgullo todos los dí­as y me enaltezco cada vez que me dan el gusto de responder: “Sí­, í‰l era mi Padre”.

Para parafrasear a un gran hombre a quien yo más admiro: Mi nombre es Eduardo Rosenberg Paiz, y si usted está leyendo este mensaje, es porque yo estoy orgulloso de ser hijo de Rodrigo Rosenberg Marzano.

Escrito por: Eduardo Rosenberg

This content has been locked. You can no longer post any comment.

Directorio


* Oscar Clemente Marroquí­n,
Director General.

* Pedro Pablo Marroquí­n,
Director.

* Javier Estrada Tobar,
Jefe de Redacción.
jestrada@lahora.com.gt