• Home
  • Opinión
    • Lo más importante

      Lo más importante

      Hoy es el día en que muchos guatemaltecos inician sus vacaciones de Semana Santa aun cuándo otra buena parte ya empezó a disfrutar del feriado ...


  • Guatemala
    • Esperan la tradicional procesión de Jesús Nazareno de Candelaria

      Esperan la tradicional procesión de Jesús Nazareno de Candelaria

      Fieles católicos esperan con fervor a la procesión de Jesús Nazareno de Candelaria, la cual será llevada en hombros por las calles y avenidas del Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, aco...


  • Internacional
    • Surcorea: 292 desaparecidos  por hundimiento de ferry

      Surcorea: 292 desaparecidos por hundimiento de ferry

      Casi 300 personas continuaban desaparecidas hoy varias horas después de que zozobrara el transbordador en el que viajaban 459 personas, la mayoría de ellas estudiantes, en las aguas heladas frente...


  • Economí­a
    • Parlamento Europeo  logra unión bancaria

      Parlamento Europeo logra unión bancaria

      El Parlamento Europeo aprobó hoy el mecanismo de liquidación y saneamiento de los bancos en problemas, un elemento clave de la futura unión bancaria para restaurar la confianza en el euro y evita...


  • Deportes
    • Strasburg vuelve a sufrir  ante la paliza en Miami

      Strasburg vuelve a sufrir ante la paliza en Miami

      Muchos imaginaban que la visita de Stephen Strasburg a los decaídos Marlins derivaría en un duelo desigual. Tenían razón, Miami ganó por paliza. ......


  • Vida y estilo
    • Estudio: Un dulce puede evitar pelea con cónyuge

      Estudio: Un dulce puede evitar pelea con cónyuge

      Es posible que un dulce pueda aplacar algo más que el hambre. También pudiera evitar peleas entre marido y mujer, según un nuevo estudio. ...


  • Cultura
    • Duques de Cambridge llegan a Australia

      Duques de Cambridge llegan a Australia

      El príncipe británico Guillermo, su esposa, Kate, y el bebé de ambos, Jorge, llegaron hoy a Sidney, en un día soleado, al inicio de su gira por Australia, ante la aclamación de miles de admirad...


  • Hemeroteca
  • Última Hora

Jue17042014

Última actualización02:12:34 AM GMT

Back Opinión La crisis, ¿a quién favorece y a quién perjudica?

La crisis, ¿a quién favorece y a quién perjudica?

La crisis actual en el paí­s es una manifestación concreta del sistema imperante. De ahí­ que lo que procederí­a preguntarse es a quién o a quiénes beneficia y quién o quiénes son los perjudicados. Previamente a intentar aproximarse a una respuesta, es oportuno precisar que cuando me refiero al sistema estoy hablando de un todo y no de uno o más de uno de sus componentes. Se trata, además, del sistema que impera en un paí­s o en un conjunto de paí­ses con sus caracterí­sticas y particularidades derivadas de realidades y condiciones especí­ficas.

Ricardo Rosales Román



A contrapelo de lo que opinan los ideólogos de la "izquierda modernizante", en la actualidad siguen existiendo dos sistemas diametralmente opuestos por su naturaleza y carácter, sus realizaciones, estado actual, desarrollo, desenvolvimiento, perspectivas y, sobre todo, por sus objetivos. Como será fácil advertir, me estoy refiriendo al sistema capitalista y su estado y condiciones en cada paí­s, región o continente, y al sistema socialista, igualmente con sus caracterí­sticas y estado en cada paí­s, región o continente.

En tales condiciones, resulta un contrasentido, por no decir una aberración, negar la existencia de las clases sociales y su lucha en lo nacional e internacional.

De una parte, está la oligarquí­a que viene a ser lo que en el pasado se le conoció como la burguesí­a y cuya caracterización corresponde a su naturaleza, estructura y composición actual, y porque expresa y está fusionada con los intereses de clase del imperialismo en su fase de globalización neoliberal.

De otra parte, está la clase obrera, el campesinado y demás capas trabajadoras de la población que, independientemente de su estado, situación, condiciones, organización, movilización, lucha y unidad, expresan y encarnan los intereses de los pueblos y naciones oprimidas y explotadas, discriminadas y excluidas, y sojuzgadas por la dominación y explotación oligárquica e imperialista.

En una sociedad determinada, el sistema imperante es la base y eje en torno a lo que gira todo lo demás. Del lado del sistema capitalista, en la fase actual de la dominación y explotación imperialista, su estado actual y condiciones muy concretas, así­ como hay paí­ses altamente desarrollados, hay paí­ses en desarrollo y paí­ses subdesarrollados.

Para el caso de Guatemala, se está en presencia de un paí­s subdesarrollado. El sistema imperante corresponde, en consecuencia, al de un paí­s atrasado, dependiente y neocolonizado; está en correspondencia, además, con los intereses de clase de la élite oligárquica dominante. Su institucionalización se concreta en un Estado que corresponde al carácter y naturaleza del sistema en que se asienta. Resulta siendo, entonces, un Estado de un paí­s con un sistema atrasado, dependiente, neocolonizado y, además, en una ya muy prolongada crisis de agotamiento y caducidad.

De resultas de lo anterior, es fácil encontrar el entrelazamiento que se da entre un sistema en crisis y el Estado en que se institucionaliza. De ahí­ que en tanto no se produzcan cambios de fondo en el sistema, es imposible que el Estado cambie y, a la inversa; es decir, que por los cambios que se puedan dar en lo institucional, el sistema vaya a cambiar.

En consecuencia, para transformar la realidad no se trata de resolver lo que son los efectos del sistema y, menos, cada uno por separado. La ingobernabilidad, la corrupción, el nepotismo, el tráfico de influencias, el contrabando, la inseguridad ciudadana, el atraso, el hambre, la pobreza, el régimen de tenencia, propiedad y explotación de la tierra, los bajos salarios, el desempleo, los altos precios de los alimentos y la inflación galopante, son sólo algunos de los entrelazados efectos del sistema.

Otras manifestaciones de la crisis general del sistema en lo institucional, polí­tico, económico y social, se expresan, además, en los tres Poderes del Estado, sus instituciones, autoridades y funcionarios; el poder polí­tico y los partidos; la economí­a y las finanzas, las relaciones de producción y trabajo, la discriminación, el racismo y la exclusión social.

De esa cuenta, en una coyuntura como en la que se está, resulta peligroso e irresponsable dejarse llevar por la finta de que por lo que hay que empezar es por una depuración institucional. Ello significa prestarse al juego del poder oligárquico y caer en la trampa de la élite dominante que resulta de nuevo siendo la principal y más interesada en recomponer a su manera el poder polí­tico e institucional para así­ poder mantener intacto el sistema. No es difí­cil encontrar las similitudes y diferencias con los dí­as previos al 25 de mayo de 1993 y su desenlace continuista.

Es esta la cruda y desesperante realidad que sólo se va a cambiar si radicalmente se cambia el sistema.

De ello, además de estar conscientes, hay que trabajar para organizar, movilizar y unir a las fuerzas y sectores sociales y populares del paí­s, al calor de la lucha por las transformaciones de fondo que Guatemala necesita.


- Notas Relacionadas
No existen notas relacionadas

This content has been locked. You can no longer post any comment.

Directorio


* Oscar Clemente Marroquí­n,
Director General.

* Pedro Pablo Marroquí­n,
Director.

* Javier Estrada Tobar,
Jefe de Redacción.
jestrada@lahora.com.gt