• Home
  • Opinión
    • El tema de la transparencia

      El tema de la transparencia

      Guatemala está enfrentando situaciones de mucha importancia en una coyuntura especial. Mientras el Presupuesto de Ingresos y Egresos de la Nació...


  • Guatemala
    • Lanzan granada en la zona 18

      Lanzan granada en la zona 18

      Esta mañana individuos desconocidos lanzaron una granada a las instalaciones de una empresa ubicada en el kilómetro 9 de la ruta al Atlántico; varios heridos fueron trasladados al IGSS de la zona...


  • Internacional
    • Alemania expulsa a alto representante del servicio secreto de EEUU

      Alemania expulsa a alto representante del servicio secreto de EEUU

      El gobierno alemán solicitó hoy al máximo responsable de los servicios secretos estadounidenses en la embajada de Estados Unidos de Berlín que abandone el país, como consecuencia por el escánd...


  • Economí­a
    • Cerveza Dorada ICE sorprende con un  nuevo sabor con un toque de limón

      Cerveza Dorada ICE sorprende con un nuevo sabor con un toque de limón

      Cerveza Dorada ICE, la cerveza favorita de los jóvenes en Guatemala, presenta una nueva opción “Cerveza Dorada ICE con un toque de limón”. ......


  • Deportes
    • ACTUALIZACIÓN: El Barcelona anuncia el fichaje de Luis Suárez

      ACTUALIZACIÓN: El Barcelona anuncia el fichaje de Luis Suárez

      El Barcelona ha llegado a un acuerdo con Liverpool para fichar al futbolista uruguayo Luis Suárez, dando al asediado delantero una oportunidad de mejorar su imagen cuando se cumpla su última sanci...


  • Vida y estilo
    • Científicos apelan a financiación colectiva

      Científicos apelan a financiación colectiva

      En más de tres décadas que ha pasado estudiando los helechos, la profesora Kathleen Pryer, de la Universidad de Duke, ha recibido su cuota de subvenciones científicas. ......


  • Cultura
    • Con una procesión celebrarán 400 años de la Virgen del Carmen

      Con una procesión celebrarán 400 años de la Virgen del Carmen

      Este lunes iniciaron los festejos patronales en honor de la Virgen del Cerrito del Carmen, que cumple 400 años desde su llegada al país, los cuales finalizarán el domingo 27 de julio con una proc...


  • Hemeroteca
  • Última Hora

Vie11072014

Última actualización04:20:22 PM GMT

Back Opinión Crónica de una emergencia en el IGSS

Crónica de una emergencia en el IGSS

En honor a la verdad: nunca pensé que las crí­ticas a los servicios del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), fueran del todo ciertas, y menos aún que, el calvario que vive gran cantidad de afiliados, fuese de tal magnitud, que más me da la sensación que ruegan por ser atendidos en lugar de ser tratados como dignos trabajadores que engrosan las cuentas de ingresos de esa institución.

Luis Fernando Arévalo Argueta
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla



Por una razón que considero innecesario comentar, el viernes 26 de marzo acompañé a una persona a la emergencia del IGSS de la zona 6, paradójicamente bautizado con el nombre del fundador de la institución en Guatemala, Dr. Juan José Arévalo Bermejo. Ingresamos a las 12:10 p.m., en un momento en el que la Sala de Espera estaba abarrotada por al menos 30 personas, que supongo la mayorí­a eran afiliados y otros en la misma calidad que la mí­a. Conjeturé que saldrí­amos al menos en dos horas, debido a la cantidad de comentarios que he escuchado acerca del tiempo que dura una visita a esa institución, por lo tanto, decidí­ llevar un libro conmigo, posteriormente comprar algunas golosinas y pasar el rato, mientras atendí­an a mi acompañado.

A primera instancia no pude ponerme a leer, pues por el contrario, decidí­ observar a las personas que llegaban a la emergencia, y que de a poco llenaban la sala. Habí­a varios afiliados que obviamente desde su trabajo tomaron camino hacia la emergencia, pues aún portaban sus uniformes con los logotipos de las empresas que les hacen el "favor" de contribuir al seguro social. Sus rostros reflejaban además del malestar que sufrí­an, el desconsuelo de la barbaridad de tiempo perdido a la espera de que el médico de turno les atendiera. Algunos, pálidos, mirando hacia el piso, como queriendo contar el granito de cada ladrillo para pasar el tiempo; otros, recostados en las bancas para sentir menos dolor de sólo ellos saben qué enfermedad; y ciertos otros, expresando su descontento y diciendo: "Aquí­ se muere uno primero"·

Habí­a algunos pacientes que llegaron, incluso, antes que nosotros, pero que transcurrido el tiempo lí­mite que supuse pasarí­amos allí­, aun no atendí­an.

Pasadas las 2:30 p.m., ya cansados de esperar, pensamos en irnos y pagarle a un médico privado, para saber qué le esperaba a mi acompañado, con el accidente que habí­a tenido. En eso sale uno de los médicos de la clí­nica que nos asignaron, a preguntar quién tení­a algún golpe, porque a éstos atenderí­a en ese momento, pues según él, eran los que le quitaban el tiempo para conocer de los demás. Decidimos esperar.

Antes de enviarnos a Rayos X, donde acumulamos media hora más, junto a otros que también requerí­an ese servicio, enví­an a mi acompañado a que le apliquen una inyección, quién sabe cómo determinó el doctor qué medicarle, si ni siquiera le habí­a visto qué tení­a, solo le habí­a preguntado.

Después de hechas las placas -eso suponí­amos-, nos remiten de nuevo a la Sala de Espera, atiborrada de más gente.

Otra media hora a la cuenta e ingresó un paciente que por fin iban a atender, en el que se tardaron más de hora y media, los dos médicos que estaban en la mentada clí­nica.

Ya harto de esperar, decidí­Â preguntar en la ventanilla de ingreso, que si tení­an médico en determinada clí­nica, pues expuse el tiempo que llevábamos esperando. "Sí­, ya lo van a atender" fue la respuesta que recibí­. Bueno, me calmé, y esperamos un poco más.

Vi a uno de los médicos de esa clí­nica y le consulté sobre el asunto, a lo que respondió:  "No nos tardamos cinco minutos con cada paciente". Bueno, Luis, paciencia, me dije, ya consternado.

Aproximadamente, a las 16:00 horas, llega una viuda beneficiada con los servicios del IGSS, que tení­a una cara que no se imagina. Sudaba, jadeaba, respiraba por la boca, pues el dolor que tení­a no le permití­a hacerlo de forma normal. Se paraba, se sentaba al instante. Mientras tanto, los dos médicos, de arriba para abajo. Entre otras cosas, echando un pequeño chiste con otros colegas, dizque esperando las placas de las radiografí­as hechas a los otros pacientes, entre las que estaba la de mi acompañado.

Más allá de las 17:30 horas, ya no puede soportar ver a la señora con su angustia. Se agarraba la parte baja del estómago, algunos que la miraban decí­an que tení­a un problema en el apéndice. Y los médicos, viendo las placas. Pues no las habí­an sacado todaví­a. Toqué la puerta de la clí­nica, y nada. No estaban los médicos. Me paro donde sabí­a que pasarí­an, y pasaron para la clí­nica. De nuevo, toqué. Y le dije al médico lo de la señora. Y fue a verla. Lo peor de la atención estaba por llegar. - ¿Qué tiene?, preguntó el médico. - Me duele aquí­, dijo la señora, tomándose la parte baja del estómago, del lado derecho. -Vaya, pues, ahorita la vamos a atender, le responde el médico.

Por fin están las placas, y la médica dice, con aires de triunfo: "los que se hicieron radiografí­as, no tienen quebradura". Ahora sólo nos quedaba seguir esperando, para el diagnóstico final.

Llegadas las 18:00 horas, por fin llaman a mi acompañado a la clí­nica, donde le recetan unas cuantas pastillas para el dolor que habí­a que ir a recoger a la farmacia, le colocan una venda y listo. Seis horas en la emergencia para unas pastillitas y una venda. ¡Carajo!


- Notas Relacionadas
No existen notas relacionadas

This content has been locked. You can no longer post any comment.

Directorio


* Oscar Clemente Marroquí­n,
Director General.

* Pedro Pablo Marroquí­n,
Director.

* Javier Estrada Tobar,
Jefe de Redacción.
jestrada@lahora.com.gt